top of page
Blog & chill

Por favor ten paciencia. No soy experto en redacción (99% de las ocasiones escribo como hablo), este espacio lo abrí con el objetivo de compartir mi opinión y experiencia en el ecosistema de emprendimiento, ¡saludos!

Con todos los resultados en mi contra: ¿Entrar o no entrar a un negocio gris?

Durante la ruta que te forma como empresario o emprendedor, serás tentado a aceptar ser parte de un proyecto o empresa, cuya estructura del modelo de negocio o sus actividades operativas y administrativas no son del todo transparentes y no sabes qué hacer dado que te encuentras en el periodo llamado “valle de la muerte”. A continuación te doy mi opinión.


 

En mis actividades como consultor o catedrático de negocios, es común que me pregunten: ¿Oscar qué opinas de este negocio? ¿Le entro o no?, ya que no está totalmente explicado cómo es que realmente genera ingresos y que se cataloga como “gris” porque se mueve en lagunas en las que los límites de la ética y la ley son difusos. La respuesta es clara y contundente: No seas parte de una idea de negocio o de una empresa que se aprovecha de estas situaciones con el simple objetivo de obtener ventaja para enriquecer a los accionistas, sin pensar en los efectos colaterales negativos en sus grupos de interés (o stakeholders).



Como lo mencioné en el primer párrafo, la vida de un empresario está llena de tentaciones, DIARIO. Una de las más comunes es tomar el camino más rápido a la riqueza artificial pero con un precio muy alto: Afectar dos de tus recursos intangibles más importantes, la integridad y tu imagen como persona de negocios.

Varios expertos definen a “El valle de la muerte” como ese segmento de tu vida -como emprendedor o empresario- en el que los recursos son mínimos, no hay dinero, tienes deudas, el fisco te está vigilando y tienes la presión social de dar resultados lo más pronto posible, por lo que es más fácil para ti en ese momento entrar a un proyecto que tiene actividades ilícitas o no éticas para apagar un fuego lo más pronto posible.



Recuerda que siempre debes ver a largo plazo, tomar este tipo de decisiones degradará todo por lo que trabajaste y créeme, el ecosistema de negocios (especialmente el de Guadalajara) es muy pequeño y todo se sabe, por lo que se te cerrarán varias puertas que traen grandes oportunidades únicamente por irte por la más fácil. Insisto, la respuesta es no lo hagas.

Parte de tu rol como líder, significa tener paciencia para obtener los resultados deseados; dejarse llevar por las business series transmitidas por streaming, los reality shows de emprendimiento y los falsos gurús de negocios que te dicen que todo es fácil y rápido, es un engaño y te provocan más ansiedad, ya que te dicen que no sirves para nada. Recuerda que el único objetivo de todos ellos, es crear seguidores y transmitir lo que quieren ver las personas, desafiando a la ética o a la gestación básica de una empresa. Enfocarte te dará mejores resultados, a mi también me ha tocado huir de personas o empresas en las que me late que algo no está bien.

Ahora, varios preferimos invertir (recursos, tiempo, etc.) en las personas y no en los proyectos, lo que significa que si se vulnera la idea de negocio, al final quedarán únicamente las personas que creyeron en ti y serán las mismas te seguirán ciegamente en las buenas y en las malas, porque saben que siempre sales de cualquier bache en el camino y los inspiras con tus resultados a favor de todos.



Para concluir, te comparto esta serie de preguntas definidas por Laura F. Nash, con el objetivo de hacerte reflexionar de manera más rápida y clara qué decisión tomar sin generar daños colaterales 1) a tu imagen como empresario y 2) a tus grupos de interés:


1) ¿Ha formulado el problema con precisión?

2) ¿Cómo plantearía el problema si estuviera en el bando contrario?

3) ¿Cómo se produjo la situación? ¿Qué o quién es el destinatario de su lealtad como persona y como miembro de la empresa?

5) ¿Cuál es su intención al adoptar esa decisión?

6) ¿Qué relación existe entre esa intención y los resultados probables?

7) ¿A quién pueden perjudicar sus decisiones o actuaciones?

8) ¿Es posible inducir a las partes interesadas a que debatan el problema antes de adoptar una decisión?

9) ¿Está seguro de que su posición será tan correcta dentro de algún tiempo como parece serlo ahora?

10) ¿Se atrevería usted a revelar sus decisiones o sus actos a su jefe inmediato, a su director gerente, al consejo de dirección, a su familia y a la sociedad en su conjunto?

11) ¿Cuál es el simbolismo potencial de su actuación si ésta es correctamente comprendida? ¿Y si es mal comprendida?

12) ¿En qué circunstancias se apartaría usted de su punto de vista?


 

¿Qué te parecieron? ¿Crees que sí te ayudan a tomar decisiones con mayor claridad y a la luz de la ética?


¿Y tú ya fuiste tentado para caer en un negocio gris? ¡Cuéntame qué hiciste y cómo lo resolviste!


FUENTE:

Nash, L. “Una ética para la toma de decisiones”. Harvard Business Review, 1983.




221 visualizaciones20 comentarios
bottom of page